Asset-2logo-mocell-bueno

OSTEOARTRITIS

La osteoartritis es un tipo de enfermedad articular que resulta de la descomposición del cartílago articular y el hueso subyacente. Los síntomas más comunes son dolor en las articulaciones y rigidez. Por lo general, los síntomas progresan lentamente a lo largo de los años. Las articulaciones más comúnmente involucradas son las dos cercanas a los extremos de los dedos y la articulación en la base de los pulgares; las articulaciones de rodilla y cadera; y las articulaciones del cuello y la espalda baja.

Las causas incluyen lesión articular previa, desarrollo anormal de articulaciones o extremidades y factores hereditarios. El riesgo es mayor en aquellos que tienen sobrepeso, tienen piernas de diferentes longitudes o tienen trabajos que provocan altos niveles de estrés en las articulaciones. Se cree que la osteoartritis es causada por estrés mecánico en la articulación y procesos inflamatorios de bajo grado. Se desarrolla a medida que se pierde el cartílago y se afecta el hueso subyacente. A diferencia de la artritis reumatoide, en la osteoartritis las articulaciones no se calientan ni se enrojecen.
¿Cómo funcionan las células madre en esta enfermedad?
Las células madre apoyan en la modulación del sistema inmune y de la inflamación a través de una cascada de señalización derivada de los exosomas que éstas producen. La regulación de la inflación, así como el aumento en la capacidad natural de regeneración de tejido del cuerpo, ayudan a mejorar los síntomas de la osteoartrosis y a prevenir el rápido progreso de la enfermedad.
Aplicación de células madre
La aplicación de células madre para la osteoartritis es un tratamiento ambulatorio y no precisa ingreso a quirófano. Puede ser realizado en un consultorio, clínica o incluso en casa, si se toman las precauciones correspondientes. El proceso completo toma entre media hora y una hora.
Protocolo sugerido
El protocolo sugerido es la aplicación intravenosa de Mocell Bomb® de 100 millones con un refuerzo cada 3 a 6 meses, o hasta la remisión completa de los síntomas.

El paciente deberá de continuar con el tratamiento acostumbrado de manera normal ya que en ningún caso las células madre son sustituto de éste.

ARTRITIS REUMATOID

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune a largo plazo que afecta principalmente a las articulaciones. En ella, el propio sistema inmune desconoce a las articulaciones y comienza a atacarlas, produciendo hinchazón, dolor y rigidez.

Con mayor frecuencia, la muñeca y las manos se ven afectadas, con las mismas articulaciones típicamente involucradas en ambos lados del cuerpo. Otros órganos pueden verse afectados provocando un recuento bajo de glóbulos rojos e inflamación alrededor de los pulmones y el corazón. A menudo, los síntomas aparecen gradualmente durante semanas o meses.
¿Cómo funcionan las células madre en esta enfermedad?
Las células madre apoyan en la modulación del sistema inmune y de la inflamación a través de una cascada de señalización derivada de los exosomas que éstas producen. Dichos exosomas contienen proteínas que envían mensajes al sistema inmune para detener una función excesiva o una respuesta exagerada como la que se presenta en el caso de la artritis reumatoide.
Aplicación de células madre
La aplicación de células madre para la artritis reumatoide es un tratamiento ambulatorio y no precisa ingreso a quirófano. Puede ser realizado en un consultorio, clínica o incluso en casa, si se toman las precauciones correspondientes. El proceso completo toma entre media hora y una hora.
Protocolo sugerido
El protocolo sugerido es la aplicación intravenosa de Mocell Bomb® de 100 millones con un refuerzo cada 3 a 6 meses, o hasta la remisión completa de los síntomas.

El paciente deberá de continuar con el tratamiento acostumbrado de manera normal ya que en ningún caso las células madre son sustituto de éste.