Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad desmielinizante en la cual las cubiertas aislantes de las células nerviosas del cerebro y la médula espinal se ven dañadas. Este daño interrumpe la capacidad del sistema nervioso para transmitir señales, lo que resulta en una variedad de signos y síntomas, incluidos problemas físicos, mentales y, a veces, psiquiátricos. 

Síntomas de la esclerosis múltiple

Los síntomas específicos pueden incluir visión doble, ceguera en un ojo, debilidad muscular y problemas con la sensación o la coordinación. La EM toma varias formas, con nuevos síntomas que ocurren en ataques aislados (formas recurrentes) o que se acumulan con el tiempo (formas progresivas).
 
Entre los ataques, los síntomas pueden desaparecer por completo; sin embargo, a menudo persisten problemas neurológicos permanentes, especialmente con el avance de la enfermedad.

Aplicación

Las células troncales mesenquimales  apoyan en la modulación del sistema inmune y de la inflamación a través de una cascada de señalización derivada de los exosomas que estas producen. Dichos exosomas contienen proteínas que envían mensajes al sistema inmune para detener una función excesiva o una respuesta exagerada como la que se presenta en el caso de la EM. Adicionalmente, pueden ayudar a la regeneración del tejido nervioso y la mielina, apoyando a aminorar los síntomas relacionados y  ralentizar el progreso de la enfermedad. 

La aplicación de células troncales mesenquimales para el EM es un tratamiento ambulatorio y no precisa ingreso a quirófano. Puede ser realizado en un consultorio, clínica o incluso en casa, si se toman las precauciones correspondientes. El proceso completo toma entre media hora y una hora. 

Protocolo sugerido

El protocolo sugerido es la aplicación intravenosa del Mocell® Bomb de 100 millones con un refuerzo cada uno a dos meses con Mocell® Bomb de 50 millones, o hasta la remisión completa o parcial de los síntomas. El paciente deberá de continuar con el tratamiento acostumbrado de manera normal ya que en ningún caso las células madre son sustituto de éste.

Lo último en el blog