Asset-2logo-mocell-bueno

Procaína

Mtro. Rodrigo Pérez Novelo

A continuación presentaremos en una serie de publicaciones semanales los diversos agentes quelantes de Mocell así como su mecanismo de acción y contraindicaciones. Esta semana presentaremos la procaína.

Protocolo para administrar la procaína

Indicaciones terapéuticas

Contraindicaciones

La procaína es un medicamento que pertenece al grupo de los anestésicos locales de tipo éster y está indicado en anestesia local por infiltración (dolor asociado a heridas, cirugía menor, quemaduras, abrasiones). 

Si es alérgico al principio activo o a alguno de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6). Si es alérgico al ácido p-aminobenzoico (PABA), parabenos o a anestésicos locales tipo éster (tetracaína, etc.) debido al riesgo de alergia cruzada. En caso de duda consulte al médico.

Riesgos

  • Si su hígado no funciona bien ya que su médico deberá ajustar la dosis.
  • Si sus riñones no funcionan bien ya que puede aumentar el riesgo de toxicidad.
  • En epilepsia: puede provocar temblores y/o convulsiones.
  • En insuficiencia cardiaca, ya que puede producir intensa depresión miocárdica (disminución en la actividad de los músculos cardíacos) así como arritmias prolongadas (trastorno prolongado del ritmo cardíaco normal). 

Los medicamentos anestésicos pueden contribuir al desarrollo de hipertermia maligna (síndrome consistente en un rápido incremento de la temperatura corporal y rigidez muscular que puede incluso desencadenar la muerte) en el caso de que se requiera anestesia general suplementaria. 

Existe el riesgo de que se produzca shock grave, disminución del ritmo cardiaco o bloqueo cardiaco si, debido al lugar de aplicación o la utilización de dosis elevadas, se alcanzan niveles en sangre elevados.

Reacciones secundarias y adversas

Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas lo sufran.  Los efectos adversos de la procaína son, en general, infrecuentes aunque moderadamente importantes. En la mayor parte de los casos, los efectos adversos están relacionados con la dosis, y pueden resultar de la administración de una dosis alta, por una absorción rápida o por una inyección intravascular, o también pueden resultar de una reacción alérgica, idiosincrasia o una tolerancia disminuida por parte del paciente.

Los efectos adversos frecuentes: pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas  Excitación, agitación, mareos, tintineo de oídos (zumbidos), visión borrosa, temblores y convulsiones, entumecimiento o disminución del sentido del tacto dentro y alrededor de la boca.  Náuseas y vómitos. 

Los efectos adversos raros: pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas  Urticaria debido a reacción alérgica.  Reacción anafilactoide (reacción alérgica generalizada).  Los efectos adversos de frecuencia no conocida: no puede estimarse a partir de los datos disponibles  Depresión con somnolencia y coma  Depresión  respiratoria (respiración lenta o con fuerza insuficiente).  Metahemoglobinemia (defecto en el hierro de la hemoglobina (el pigmento rojo de la sangre) que hace que ésta no transporte oxígeno de manera efectiva a los tejidos).  Depresión miocárdica (disminución en la actividad de los músculos cardíacos), hipotensión (presión arterial baja), bradicardia (ritmo cardiaco lento y anormal), arritmia (alteración del ritmo cardiaco normal) y parada cardiaca. 

Si nota efectos adversos no mencionados en este prospecto o si sufre alguno de los efectos adversos descritos de forma grave, comuníquelo inmediatamente a su médico.

Dosis y vías de administración

La procaína es administrada por vía intravenosa en su presentación original o diluida con otros fluidos intravenosos, en concentraciones que no excedan los 5 ml; en el adulto; en la presentación de procaína al 2%. Es utilizada para disminuir el dolor que puede producir la aplicación de quelantes o como anestésico, según recete el médico.

Sobredosis o ingesta accidental

A las dosis usuales, la intoxicación debida a la procaína es muy rara.

En caso de sobredosis local accidental el entumecimiento o disminución del sentido del tacto dentro y alrededor de la boca pueden ser un primer síntoma de la toxicidad sistémica. Otros signos y síntomas que pueden aparecer son excitación, agitación, mareos, tintineo de oídos, visión borrosa, temblores y convulsiones, depresión con somnolencia, dificultad para respirar y coma, depresión miocárdica (incapacidad del corazón para contraerse de forma efectiva), hipotensión (presión arterial baja), bradicardia (ritmo cardiaco lento y anormal), arritmia (alteración del ritmo cardiaco normal) y parada cardiaca. 

La absorción del anestésico puede reducirse aplicando un torniquete. Los problemas respiratorios pueden necesitar respiración asistida. Las convulsiones deben controlarse con barbitúricos de acción corta, tales como Tiopentona sódica. El descenso de la presión sanguínea podrá tratarse con noradrenalina. Las   reacciones debidas a la hipersensibilidad alérgica, como los anteriores, son muy poco probables; en caso de presentarse, deben tratarse como todas las reacciones alérgicas: con adrenalina y antihistamínicos.

 

Recomendaciones de almacenamiento

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.