Regeneración del cartílago articular a través de células troncales mesenquimales

enero 30, 2024

De acuerdo con la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, las células troncales mesenquimales aplicadas en un proceso de microfractura, permiten la regeneración del cojín de cartílago que se encuentra en las articulaciones, el cual se degenera de manera frecuente con el uso –en el caso de los deportistas– o con la edad, de forma natural. 

La pérdida del tejido articular, responsable de absorber los impactos, es el principal causante de dolor articular, artritis o artrosis y afecta a más de 30 millones de mexicanos. Casi 1 de cada 4 mexicanos adultos sufren de algún tipo de artritis, y muchos más sufren de dolor e inflamación en las articulaciones en general.

Los investigadores de Stanford descubrieron cómo hacer que vuelva a generarse el cartílago articular, causando primero una lesión leve en el tejido de la articulación para posteriormente utilizar señales químicas y dirigir el crecimiento de células troncales mesenquimales a medida que las lesiones se curan. 

Debido a que el cartílago tiene un potencial regenerativo prácticamente nulo en la edad adulta, una vez que éste se lesiona o desaparece, el paciente tendrá dolor en la articulación afectada de manera permanente, o bien, tendrá que optar por una prótesis para su recuperación. 

El trabajo mencionado está basado en investigaciones anteriormente realizadas en Stanford, que dieron como resultado el aislamiento de células troncales mesenquimales que pueden diferenciarse en tejido esquelético.  Estas células son las responsables de la producción de hueso y cartílago, y pueden diferenciarse también en un tipo especial que ayuda a que las células sanguíneas se desarrollen en la médula ósea. 

El cartílago articular es un tejido complejo y especializado que proporciona un cojín suave y elástico entre los huesos. Cuando este cartílago se daña por un trauma, una enfermedad o simplemente se adelgaza con la edad, los huesos pueden comenzar a rozar directamente entre sí, causando dolor e inflamación, lo que eventualmente puede resultar en artritis.

De acuerdo con la investigación de Stanford, el cartílago dañado se puede tratar mediante una técnica llamada microfractura, en la que se perforan pequeños orificios en la superficie de una articulación. No obstante, el tejido nuevo creado a través de una microfractura no se asemeja mucho al cartílago sano. 

Sin la intervención de las células troncales mesenquimales, una microfractura da como resultado lo que se conoce como fibrocartílago, el cual es más parecido al tejido cicatricial que al cartílago natural. Éste recubre el hueso y ayuda de cierta manera, pero no tiene el rebote ni la elasticidad del cartílago natural y tiende a degradarse con relativa rapidez. 

Sin embargo, el proceso de curación después de la microfractura puede dirigirse hacia el desarrollo del cartílago y evitar el desarrollo de fibrocartílago con la introducción de células troncales mesenquimales por vía intra articular. Estas mismas son las que producen el factor de crecimiento endotelial vascular (FCEV), que permiten el crecimiento de nuevo cartílago y la regeneración del existente. 

El resultado de este proceso es un cartílago que está hecho del mismo tipo de células que el cartílago original, con propiedades mecánicas comparables, resultando en una gran reducción del dolor y en la habilitación de los grados de libertad y movimiento del miembro en cuestión. Esto lo convierte en un tratamiento recomendable, en especial para las personas que desean evitar colocarse una prótesis. 

Para saber más sobre éste y otros tratamientos con células troncales mesenquimales de Mocell, contáctanos a través de WhatsApp o en redes sociales, donde con gusto te atenderemos de manera personalizada.

Referencias:

  1. Vaugan, Christopher. Researchers find a method to regrow cartilage in the joints. Stanford Medicine News Center. https://med.stanford.edu/news/. 2021.  
  2. Pas HI, Winters M, Haisma HJ, et al. Stem cell injections in knee osteoarthritis: a systematic review of the literature. Br J Sports Med 2017;51:1125–33.
  3. Jevsevar DS, Brown GA, Jones DL, et al. The American Academy of Orthopaedic Surgeons evidence-based guideline on: treatment of osteoarthritis of the knee, 2nd edition. J Bone Joint Surg Am 2013; 95:1885–6.