Salud dermatológica

La aplicación de células madre como terapia antiedad, en conjunto con la aplicación de plasma rico en plaquetas (PRP), son una gran alternativa a la cirugía plástica u otro tipo de procedimientos invasivos, ya que son auxiliares en el llenado de líneas de expresión y en el desvanecimiento de cicatrices y manchas, logrando un efecto de rejuvenecimiento y firmeza en la piel similar al de un lifting. Esto se logra gracias a la regeneración del colágeno y la elastina, esenciales para dar estructura a la piel, y que se pierden, naturalmente, con la edad. 

Tratamiento

Para completar el tratamiento es necesario extraer un poco de sangre (20 a 30 ml) del mismo paciente. Ésta se coloca en una centrifugadora que se encarga de separarla en varias partes. Una de ellas será el plasma rico en plaquetas (PRP), que será aplicado, junto con las células madre, a través de un DermaPen – un equipo especializado -, para con él infiltrar mediante unas agujas muy finas la zona de la piel, cuello, escote, manos, o cualquier sitio que se quiera tratar.

Aplicación

La aplicación de células madre con PRP es un tratamiento ambulatorio y no precisa ingreso a quirófano. Puede ser realizado en un consultorio, clínica o incluso en casa, si se toman las precauciones correspondientes. El proceso completo toma entre una y dos horas. 

Protocolo sugerido

El protocolo sugerido es la aplicación dérmica del PRP con Mocell® Antiage de 5 o de 10 millones con una aplicación cada 2 a 6 semanas, de acuerdo con la evaluación médica, hasta completar un mínimo de cuatro aplicaciones o conseguir los resultados esperados. Para mejores resultados se recomienda la aplicación en conjunto con nuestro kit cosmético para el cuidado de la piel del rostro así como el uso del suero rico en factores de crecimiento epidermales. Así mismo, deberá limitar la exposición al sol hasta 4 semanas después del último tratamiento.

Lo último en el blog